La señora Ana inicia en el bordado cuando nace su hija  ya que comienza a hacer detalles especiales en su ropa, para que se vea más delicado y personalizado. Ella aprende a bordar viendo a una prima que realizaba adornos en las mantas, y sigue probando con pedrería en vestidos y aplicaciones. Su madrina comienza a ver lo que ella hace y cree en su trabajo por lo cual inicia a encargarla más pedidos: vestidos de promoción, vestidos de novias, entre otros. Por el exceso de trabajo laboral se lastima la mano y tiene que dejarlo por un tiempo y hacer a terapia. Sin embargo,  se ve muy interesada por los detalles a mano y de vez en cuando borda cosas pequeñas como los baberos pues ama su trabajo y no lo quiere dejar por nada.

Translate »